sábado, diciembre 20, 2008

amor virginal incondicional
Ella utilizaba el amor virginal incondicional, lavaba sus camisas sin desdichas, aceptaba cualquier cosa a cualquier precio, nada importaba mientras ella misma se ahogaba en sus suspiros exasperantes de amor por él, y si no era amor de que importaba, de todas formas era incondicional y aparecía a sus pies cuando el lo ordenaba, no de una forma sádica, mas bien despreocupada que de todas formas era mucho peor.
El juego sexual no era algo cotidiano, más bien algo milenario pero ella lo esperaba como el fin del mundo, como un cambio de pensamiento mundial, alimentando el bestiario que lleva dentro con los perfumes e inciensos que transpiraba la piel blanca del muchacho, como chocolate que ella evitaba morder a toda costa, funcionando a través de frenos inútiles ocultando su maravillosa pasión que la había caracterizado toda su vida y que ahora estaba sometida a sus actos disfuncionales de señora occidental, pensando en el futuro como huellas de la nada, su ilusión era solo ilusión sin garantías de un buen porvenir, pero ahí se quedaba ella ocultando su deseo y pasión por culpa de su inevitable miedo fingidor.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

me sorprendio tu carrera.. xD
que manera de escribir!


te dejo esto, porque me gusta, y las cosas buenas se comparten o no?


DESPUES DE LAS FIESTAS

Y cuando todo el mundo se iba
y nos quedábamos los dos
entre vasos vacíos y ceniceros sucios,

qué hermoso era saber que estabas
ahí como un remanso,
sola conmigo al borde de la noche,
y que durabas, eras más que el tiempo,

eras la que no se iba
porque una misma almohada
y una misma tibieza
iba a llamarnos otra vez
a despertar al nuevo día,
juntos, riendo, despeinados.

ojala te guste cortazar...

daniel

Una fingidora dijo...

jajaja, estupendo delirio producto de nuestras palabras proféticas, amiga virginal incondicional.

Recuerda arrojar a la basura a la vieja culiá mediante un acto simbólico, bohemio y siniestro. Todo esto con sumo cuidado, mucho cuidado, demasiado cuidado, inverosímil cuidado e irrisorio cuidado.