miércoles, abril 04, 2007


encuentrosfortuitos(a pedido)

Me Salí de la estructuras sociales para llegar aquí, a el mundo utópico que construí en mis propios sueños sin depender de los demás , y te cuento que aquí no existen ni herramientas ni controles remotos, los autos pasaron al olvido y ya no son parte de mi modernidad, de la modernidad que predomina en este momento , a este espacio.
Yo iba en el metro, alguien por ahí me comento que andaba una epidemia que se pegaba a través de los alientos que salían de las bocas de los humanos que habían perdido el alma, personajes de mentira, soldados de un mundo tan triste.
Y ahí iba yo sintiéndome sometida e invisible, estrujada frente a las miradas de odio, siendo que yo no había matado a nadie, tampoco lo había pensado, refugiándome en los codo de los demás, decidí no mirar a los lados, que los ojos se me dieran vuelta y mirar hacia dentro, protegida tras la música que salía de mis audífonos esperando una mirada reciproca, me tope de la nada con un abrazo eterno sin importancia de recibir algo a cambio, de la emoción casi se me sale el corazón y quedo tirada en medio de la comunidad ambulante y ciega, casi muero pisoteada por los miles de piececitos que venían directamente del purgatorio a reencontrarse con mi pasado, me reintegre a mi cuerpo y disfrute el abrazo de aquel ser que sin palabras me invito a ser parte de lo que ya nadie es, yo no lo conocía pero no me importo cocerle la mano a la mía como un muñeco de trapo, creo que quizás en mi niñez había sido parte de mis juegos infantiles, el compañero que nadie vio y que mis padres lo denominaban como el amigo invisible, y ahora creo entender que se equivocan, el nunca fue invisible, lo que paso fue que ellos fueron los ciegos que nunca lo vieron.

1 comentario:

Esteban dijo...

te insisto que esta entrada nunca debio desapaecer de tu blog, la priemra vez que la lei no me parecio tan buena, pero al retomarla eso cambia, y luego cuando la estaba disfrutando me la borras, asi no se puede, me encnta, no digamos que es el escrito perfecto o que es inmejorable por que confio en tu capacidad de mejorarlo.

te cuento que siempre he imaginado leer uno e tus escritos en santiago en 100 palabras del metro, pienso que era como los genios no reconocidos cuando jovenes por su medio pero que a la larga sovresalen, auqnque aveces se muern antes de eso.

volviendo al cuento, entiendo lo que insentiva y es agradable, ya sean las calces de historia, las cosas que aprendes, y tu curso y su amigo imaginario, es tuyo muy tuyo, y te ves en el, tiene muy buenas escenas, y muestra lo que no muy comun se ve, la ciudad invisible creo que ya te comente sobre ella y los mapuches, si no me pides que te lo diga, muy bien re bueno, si te dicen lo contrario no les creas, son artistas de sugunda.